Sobre mí

Provengo de una familia estándar sin relación con el mundo de los caballos. Siempre les he tenido cierto respeto, pero me atraían de tal forma que al final tuve que ir hacia ellos.

La primera vez que subí a un caballo tenía 26 años; bajé temblando, y no volví a subir hasta unos años más tarde. El primer aprendizaje potente fue kinestésico, logré sintonizar mi cuerpo con el cuerpo de una yegua española que llevo en mi corazón. Un buen día comencé a entrever las metáforas que unen la interacción con caballos y el desarrollo humano, y empecé a cursar clinics con grandes maestros de la doma natural y el trabajo pie a tierra con los caballos. Después llegaron Tango e India, con los que hice una jornada piloto que fue todo un éxito, y me animó a seguir adelante. Fundé Equinat a principios de 2014, y desde entonces han sucedido muchas cosas… En 2016 tuve que retirarme temporalmente, pero los caballos y mi sueño de ayudar a otras personas a recuperar su equilibrio natural siempre estuvieron conmigo. En abril de 2018, después de una dura vivencia personal, me embarqué en una nueva aventura y viajé a Cardedeu para certificarme por la EICCE. Después de ese viaje nada ha sido lo mismo; hoy puedo decir que han sido los caballos los que me han llevado de regreso a mi esencia.

Mis otras dos pasiones son la escritura y la carrera de montaña. Ambas me ayudan a sentirme conectada a la vida.

Espero tener la suerte de cruzar mi camino con tu camino. Serán los caballos quienes hagan la magia. Hasta entonces, te deseo una vida inmensamente feliz.

Si quieres conocerme un poco más, entra en www.olga-casado.com