Trabajando Emociones: Indecisión, duda, inacción

Para saber qué hacer, dónde posicionarse… Hay que hacerse preguntas sencillas. O mejor aún, buenas preguntas.

¿Cómo es la vida en la que yo creo? ¿Cuánto me importa mi aportación a esa causa? ¿Dónde me lleva este paso? ¿ A qué otras personas afecta? ¿Hay algún temor, odio, rechazo, herida o dolor que originan esta forma de ver, sentir, proyectar…? ¿Mi visión es para mí o para el mundo?

Lo difícil, claro, son las respuestas. Pero “difícil” sólo porque una buena pregunta siempre nos pone contra las cuerdas.

Ante una buena pregunta ya no somos “ignorantes”, ya no podemos escondernos detrás del “no lo sabía”.

En momentos críticos (incluso a la hora de tomar partido en temas sociales, políticos, etcétera)  para saber qué sería lo más acorde a nuestra visión esencial de las cosas; lo que debemos hacer es preguntarnos más y mejor.

La combinación entre la metodología del coaching y la presencia de los caballos, es por eso un catalizador de amplísimo espectro. Cuando el caballo reacciona (aun inmóvil está reaccionando), ofrece información que hay que saber descifrar. Ahí es donde interviene la metodología del coaching, descifrando para otros en forma de preguntas que tocan puntos realmente importantes en la historia de la persona.

Es un proceso apasionante, rápido y que ofrece soluciones a cualquier bloqueo, conflicto, duda o miedo asociado al cambio y/o toma de decisiones, que puedan frenar el avance, o incluso destruir una relación, un proyecto o una magnífica idea.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s